¿Cómo le ayuda el design thinking a tu empresa?

El design thinking es un proceso de trabajo que ayuda a los equipos a desarrollar su creatividad. El diseñador Rolf A. Faste desarrolló este concepto y aseveró que se trata de un método de acción creativa que va más allá de una sola disciplina.

Permite construir ideas innovadoras al resolver problemas poco definidos o particularmente desafiantes, así como al orientarse hacia las soluciones. Además, es un medio para generar mayor valor al usuario en los productos y servicios.

Para llevarlo a cabo se conforman equipos de trabajo multidisciplinarios que aportan ideas diversas.

El éxito de un negocio depende de la capacidad de sus equipos para entender las necesidades de los clientes y crear soluciones en consecuencia. El design thinking también ayuda a:

• Observar detenidamente al público objetivo, busca empatizar con sus necesidades y preferencias
• Logra que los equipos estén inmersos y comprometidos para aplicar los hallazgos en un proceso
• A encontrar el hilo en situaciones complejas, y así reducir los pasos para llegar a un fin
• Reinventar modelos de negocio
• Mejorar la experiencia de los usuarios

El ambiente y el usuario nos condicionan y hay que conocerlos, entenderlos y relacionarnos con el.