Mayor reto de las empresas: Protección de datos en ecommerce

De acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la información de los Hogares, el 65% de la población es usuaria de internet, lo cual de acuerdo con la firma tiene una estrecha relación con el contenido que es compartido en redes sociales, así como la información que se proporciona a diferentes marcas y empresas en el país.

Si bien, estas bases de datos que construyen las empresas que principalmente se basan en un conjunto organizado de datos personales de los consumidores como son nombres, números de teléfono, correos electrónicos, también llegan a contar con datos sensibles como información referente a la salud, orientación sexual o religiosa, entre otros más.

Al dar nuestros datos de forma voluntaria a estas empresas, se otorga un permiso para que estas los utilicen, sin embargo, algunas de ellas llegan a hacer mal uso de dicha información, con fines que suelen violar las normas actuales de protección de datos “como son los casos de venta y uso de bancos de datos a terceros sin previa autorización de las personas físicas o morales” asegura la firma.

Si alguna vez han recibido una llamada sin tener conocimiento de cómo obtuvieron dicha información de contacto, la ley de Protección de Datos respalda a las personas para que soliciten a cualquier empresa o entidad de gobierno el tratamiento que le dan a tus datos personales, si fueron transmitidos a un tercero, e incluso solicitar que sean bloqueados y / o eliminados.

Específicamente en México, la Ley Federal de Protección de Datos Personales señala que, cualquier información concerniente a una persona física o identificable es considerado como dato personal. Entre la información que puede ser objeto de tratamiento se encuentran:

● Identificativos: nombre, apellidos, RFC, INE, licencia para conducir, pasaporte, dirección, teléfono, email, firma, imagen, voz.
● De carácter personal: estado civil, fecha de nacimiento, nacionalidad, sexo, edad, profesión, datos académicos.
● Económicos y financieros: créditos, datos bancarios, historial, deudas, seguros, plan de pensiones, bienes.
● De carácter social: aficiones, afiliaciones a clubes, hábitos personales.
● Datos sensibles: origen étnico, vida sexual, huella, información de salud y religión, entre otros.

A pesar de que toda empresa o entidad gubernamental tiene la obligación expresa de informar a los titulares sobre el tratamiento que le darán a su información mediante un aviso de privacidad, es importante que cada persona tome conciencia sobre a quienes les comparten sus datos, además de analizar a detalle cuando autorizan su utilización, y con ello prevenir futuras afectaciones.

Asimismo, cuando los datos figuran en fuentes de acceso público, sean indispensables para la atención médica o exista una situación de emergencia que pueda dañar a un individuo, no es necesario el consentimiento de uso de datos personales.

Las claves para tener un e-commerce legal al 100% y exitoso.

Cuando abres un e-commerce o te propones vender en tu web, piensas en muchas cosas que debes resolver y la primera de ellas no suele ser «que debes hacer para tener un e-commerce legal.

Pero este es un tema capital para tu e-commerce y seguro que todavía no eres consciente del riesgo que supone descuidar los aspectos que generan garantías al consumidor.
Y por eso es imprescindible tu apuesta por un e-commerce legal.

Tener un e-commerce legal no solo protege los intereses del usuario y fomenta su confianza, también los tuyos.

No apostar por un e-commerce legal es no proteger tus propios intereses, si sigues leyendo, conocerás los riesgos que supone no blindarte legalmente frente usuarios abusones.

Cuando no inviertes en un e-commerce legal estás completamente desamparado, el solo hecho de no indicar las condiciones de venta dan todo el poder al usuario, que puede exigir lo que le plazca desde el momento que tu no le has informado acerca de los límites y términos de tus servicios.

Es temerario empezar a vender sin invertir en analizar todas las vicisitudes que se pueden plantear en torno al producto y el envío.

También es un error pensar que la Ley solo protege al consumidor, protege a ambos, porque los términos de contratación son el mejor respaldo que tiene un vendedor frente a usuarios abusivos y espabilados.

El problema se produce cuando no están reguladas y expuestas las condiciones en las que se llevará a cabo el contrato, al no advertirlo, es el usuario quien tiene la sartén por el mango.

Es un problema frecuente en el e-commerce: casi siempre se invierte mucho en diseño y poco o nada en contratar a alguien que se encargue de blindar el e-commerce legalmente para proteger también los intereses del vendedor y al final, acaba saliendo mucho más caro.

Las tiendas online son un objetivo habitual de los fraudes en Internet, el software malicioso y, en definitiva, de toda clase de estratagemas destinadas a hacerse con información sensible o estafar directamente a los compradores incautos.

Mejorar la seguridad de tu eCommerce es, por lo tanto, una de las mejores inversiones que puedes realizar: protegerás tu negocio y tu inversión, y, lo que es más importante, beneficiarán a tus clientes. Veamos ahora qué medidas puedes tomar para conseguirlo.

Por ello te dejamos 6 consejos que mejoraran la seguridad de tu ecommerce

● Elige una plataforma segura para tu tienda online
● Implementa los certificados SSL
● Ofrece opciones de pago seguras
● No almacenes datos sensibles de los usuarios
● Utiliza medidas de seguridad adicionales
● Mantente siempre alerta

Cuando estés seguro de que tu tienda online está debidamente protegida, el siguiente paso es hacerla crecer y captar nuevos clientes. Para ello, nada mejor que contar con un partner logístico de confianza, que se ocupe de gestionar con garantías todo lo que sucede desde que el usuario haga clic en el botón de comprar hasta que el producto le es entregado por fin en su vivienda.